La creación literaria, discurso de la realidad

Estela Jiménez Durán

La especie que nos une es el título de la colección de cuentos editado por Fondo Editorial Tierra Adentro, Conaculta. Libro cuyo autor, AlfredoLeal, dio a conocer en un formato de presentación sui generis, pues él fue el único integrante del presídium en el Teatro del Fuego Nuevo para hablar de sí mismo, de sus influencias literarias, de su incursión por el apasionante terreno de las letras.

“Los autores necesitan de sus horas para existir y en ese sentido, las obras deben hablar más de lo que puede hablar un autor de sí mismo”, expresó el joven escritor, quien fuera alumno de la escuela de escritores Sogem, becario además, de la Fundación para las Letras Mexicanas y Premio Nacional de Narrativa María Luisa Puga (2006), categoría de cuento.

Un fragmento de su creación literaria: “…Esto se ve como una luna girando en la ventana. Y la ventana ya no sirve de contacto con el exterior, ese lugar donde ellos andan tan tranquilamente. Yo ya no. Ya no puedo dejar de pensarlo. Siento, a veces, que me sobrepasa. Que cuando la mente llega a donde esto anida, esto ya está muy lejos para ser entendido. Y luego, son dos soles diferentes, por increíble que parezca. Es miel bajando por dos cáscaras de naranja (la dualidad es harto impresionante, pues no es reflejo sino ambas cosas al mismo tiempo) y esa gota que tanto anhelo se me escapa. ¡Ah, porque esto también es la sed! Una sed voluptuosa y lánguida, de nardos que se deshacen con el agua; una sed que no pide más que unas cuantas palabras, quizá”.

En el marco del Programa Visitando a los lectores, organizado por la Sección de Actividades Culturales y Conaculta, Alfredo Leal señaló que el libro tiene relación estrecha con la metaliteratura. A su juicio, toda la literatura de la segunda mitad del siglo XX a la fecha, es metaliteraria: reflexiona sobre el proceso de escribir, sobre lo político, lo social, presenta textos que se saben literarios pero que no pretenden engañar al lector con una falsa realidad o alterna, con héroes periféricos a la sociedad, aseguró. La metaliteratura es lo que hace Macedonio Flores, dijo, de quien reconoce decidida influencia, y de Ricardo Piglia, entre otros.