El Hombre es también la proyección
de su propia sombra: Pablo Rulfo

Un ente sin sexo: ni hombre, ni mujer, ni hermafrodita: el ser humano en sí mismo, en un sentido genérico, sin ambivalencias y sin rostro: “Sujeto estático que mira al espectador interpelándolo con la intención de relacionarse con él, cuando en realidad es su propia sombra. Mírate en mí, soy tu sombra”.


Pablo Rulfo, pintor autodidacta, diseñador gráfico de profesión, nació en la Ciudad de México. Trabajó en la Imprenta Madero al lado de Vicente Rojo.

En su itinerario artístico cuenta con 37 exposiciones colectivas y 15 individuales en el país, Sudamérica, Francia, España y Estados Unidos, a las que se añade la muestra de siete cuadros de su políptico* en este recinto cultural: La Galería de Arte Iztapalapa, de la Universidad Autónoma Metropolitana Unidad Iztapalapa.


En el recorrido, el artista describe su propio proceso creativo: “Mi deseo es precisamente trabajar con ambigüedades, justo en el punto límite entre dos espacios, en el límite de la dualidad misma, en la definición e indefinición”.


“No me importa la idea de obra terminada, de idea fija. Al contrario, trato de romper cualquier tipo de pensamiento preestablecido, huyo de ellos. Aunque, evidentemente, jamás voy a poder huir de mí mismo, pero sí de todo lo que he concebido. Entonces, ese ejercicio de desechar [cualquier imagen mental, inclusive] se torna muy tenso”.


El pintor cuenta con colecciones en distintos museos del país: el de la Basílica de Guadalupe; de Arte Alvar y Carmen Tejeda de Carrillo Gil; de Artes Gráficas de Oaxaca; Nacional de la Estampa; y en el Museo de Grabado de la Ciudad de Curitiba, Brasil.


“Cuando uno ve la sombra de un sujeto sin ver qué la produce, se puede imaginar que eso que está viendo es mucho más que la causa, pues interviene su propia interpretación. Así, se abre un mundo de lectura donde lo importante es la percepción que estimula, dando pie a múltiples interpretaciones que conducen a un proceso reflexivo, sensible e intelectual de entender el mundo de muchas maneras. Esa, es la intención”.


Vivió en París de 1978 a 1985 en donde trabajó en el Taller de grabado Lacourier et Frélaut. En México, fue diseñador fundador del periódico uno más uno y miembro del Sistema Nacional de Creadores de Arte de 2001 a 2007.


“El sujeto aparece y desaparece, es como uno mismo, como cualquier ente, como la propia realidad, siempre cambiante, uno se va modificando día a día. La clave está en que dentro de uno mismo, toda la parte del ser vibre, se active, aporte sus propias consideraciones”.


En el diseño gráfico editorial ha colaborado para importantes instituciones y casas editoriales: SEP, FCE, UNAM, Museo de Arte Moderno, Grupo Santillana, Grupo Planeta, ONU, Cineteca Nacional. En este año, realizó el diseño de nuestro Boletín UAMI.


“La obra estará terminada cuando complete 20 cuadros. En el veinteavo entenderé que es el principio del fin. Tengo muchos años haciéndolos. Los he ido elaborando lentamente, a cuenta gotas, de tal manera que el diálogo entre las pinturas se empieza a realizar y no sé hacia dónde me lleve”, seguramente a comprender que el Hombre es también la proyección de su propia sombra. / Estela Jiménez Durán

 

*Retablo o conjunto de cuadros o tablas (…) pintura dividida en múltiples secciones.