Las Gimnospermas


Las gimnospermas son plantas vasculares, leñosas, productoras de semillas. El nombre proviene del griego que significa semilla desnuda; es decir, que las semillas se encuentran expuestas, en los conos femeninos sobre las escamas ovulíferas también llamadas megasporófilas, que son hojas modificadas que portan los óvulos. Los conos masculinos están formados por microsporófilas, hojas modificadas que portan los microsporangios, en donde se producen los granos de polen. En su mayoría son árboles y unos cuantos son arbustos y lianas. Comprende las clases cycadales, ginkgoales, coniferales y gnetales.


La evidencia del registro fósil sugiere que tanto las cordaitales y los helechos con semilla, se establecieron en el Carbonífero temprano hace unos 360 millones de años. Mientras que las cordaitales desaparecen a finales del Pérmico y principios del Triásico, las cicadales, benetitales, ginkgoales y coniferales emergen como nuevos grupos en el periodo Pérmico, y tienen su máximo auge en el periodo Jurásico. Sin embargo, no es hasta el Pérmico, 50 a 80 millones de años más tarde, que el 60% de la flora mundial estaba compuesta de gimnospermas.


La evolución de las cicadales, benetitales y ginkgoales ocurrió por cambios ambientales importantes, debido a que el clima comenzó a ser más caliente y seco. Las cícadas y ginkgos son grupos que actualmente tienen representantes tanto fósiles como vivientes, mientras que los grupos de helechos con semilla están extintos.


Cycadales

La primera evidencia fósil proviene del Pérmico temprano, hace 280 millones de años. Todos los géneros son dioicos; es decir, unas plantas son femeninas y otras son masculinas. No hay registro fósil que sugiera que alguna vez fueron plantas monoicas, es decir, órganos femeninos y masculinos en la misma planta. Las características morfoanatómicas de las cícadas son semejantes a las de los fósiles; los tallos son rectos, cortos y anchos, no ramificados, con una corona de hojas en el ápice y el cilindro vascular primario es de tipo eustela que da origen al xilema y floema secundarios; las hojas son grandes, pinnaticompuestas y paralelinervias; pinnas jóvenes circinadas. Las estructuras reproductoras son los estróbilos masculinos y femeninos que están constituidos por microsporófilas y megasporófilas a excepción del género Cycas, en que las megasporófilas se presentan laxas formando una corona y sus semillas son de las más grandes. Las cycadales presentan gran variación en el tamaño de sus estróbilos, desde 12 a 15 cm como en Zamia, hasta los más grandes de todas las gimnospermas como en Cycas de 64 cm y Dioon de 45 cm, que llegan a pesar más de 30 kg. Los recientes análisis cladísticos


muestran que las cícadas están estrechamente relacionadas con las ginkgoales, coniferales y gnetales.


Este grupo habita regiones tropicales y templadas de todo el mundo, desde México hasta las Indias Orientales, Australia y el sur de Africa.


Las cycadales comprenden aproximadamente 11 géneros y 146 especies distribuidos en los continentes como sigue, América: Ceratozamia con 10 especies, y en México habitan las 10, Chigua con 2 especies, Dioon con 10 especies, y en México se distribuyen 9, Microcycas 1 especie, endémica de Cuba, Zamia con 43 especies, 16 en México; Africa: Encephalartos con 46 especies y Stangeria con 1 especie; Australia: Boweniacon con 2 especies, Lepidozamia con 2 especies, Macrozamia con 14 especies; en China, Australia, Vietnam, Asia, Africa, Madagascar, Nueva Guinea, Filipinas, India, Sri Lanka, Japón, Taiwan, Palau, Fiji, Cycas es un género de amplia distribución con 17 especies. El 50% de las cícadas de América se encuentran en México con distribución en las sierras Madre Oriental, Occidental y del Sur. Sin embargo, estas plantas tienen una distribución restringida o apenas representativa.


En México tienen varios usos: comestibles, medicinales, ornato, plantas venenosas, insecticidas y algunas especies de Zamia son consideradas como plantas sagradas, los campesinos permiten que crezcan y las mantienen en los campos de maíz. El nombre que reciben estas especies es -amigo del maíz-.


La Norma Oficial Mexicana nom-ecol-059 considera a varias especies de Ceratozamia, Dioon y Zamia en el estatus de amenazadas y en peligro de extinción, además el primer género, también presenta especies sujetas a protección especial. La mayoría de las especies de estos géneros son endémicas de México.



Ginkgoales

Los ginkgos tienen un amplio registro fósil que se remonta desde el Pérmico temprano; sin embargo, en la actualidad está representado sólo por una especie, Ginkgo biloba, que crece silvestre en algunas partes de China, pero es en los jardines botánicos de todo el mundo en donde esta especie se está resguardando.


Los ginkgos son organismos dioicos, crecen hasta 30 m de alto con tallos ramificados lateralmente con ramas largas o macroblastos y cortas o braquiblastos que portan tanto las hojas como las estructuras reproductivas. Anatómicamente el tallo primario es una eustela de la que deriva el cambium vascular que origina al tallo leñoso. Las hojas de los macroblastos son profundamente bilobadas y la de los braquiblastos son enteras o poco lobadas; sin embargo, ambas se caracterizan por ser en forma de abanico, flabeliformes, con venación dicotómicamente abierta; Ginkgo biloba es decidua y el gran nœmero de hojas encontradas en el registro fósil sugiere que esta condición también caracterizó a sus ancestros. Las plantas masculinas presentan los conos, pequeños y laxos, en pares, en las axilas de las hojas. Cada microsporófila porta de 2 a 4 sacos polínicos, microsporangios, que contienen granos de polen que son dispersados por el viento, anemofilia; los anterozoides de Ginkgo son los más grandes de todas las plantas y resaltan por ser ciliados al igual que los de las cícadas, característica œnica de estos dos grupos de gimnospermas. Las plantas femeninas poseen dos óvulos en las axilas de las hojas sobre pedœnculos erectos. Al madurar los óvulos miden de 1.5 a 2 mm de diámetro y son mucho más grandes en tamaño que cualquier óvulo de coníferas. Ginkgo es una de las pocas plantas con seis cromosomas.


A pesar de los avances en los estudios filogenéticos, morfológicos y moleculares, la historia evolutiva de las ginkgoales permanece sin resolver. Tiene usos medicinal y de ornato.


Coniferales

Aunque las coníferas no fueron el componente principal de la vegetación del Carbonífero, se ha sugerido que ellas muy probablemente habitaron los ambientes secos de las altiplanicies, a partir de las cuales radiaron. En el periodo Triásico, ca. 245-208 millones de años, este grupo sufrió su principal radiación; aparecieron primero las Podocarpaceae, después las Araucariaceae y posteriormente las Taxaceae, mientras que en el Jurásico aparecen primero las Cupressacea y Taxodiaceae, seguidas de las Pinaceae y posteriormente de las Cephalotaxaceae.


Son monoicos o dioicos. Este grupo en su mayoría son árboles y sólo algunos como Juniperus son arbustos; los tallos primarios tienen eustelas que dan origen al cambium vascular formando tallos leñosos y productores de resina; las raíces son leñosas y pivotantes. La mayoría de los géneros siempre producen hojas, perennifolios, y algunos en el invierno las pierden, caducifolios. Las hojas son simples, escamosas o en forma de aguja, aciculares. Los conos masculinos o microestróbilos son pequeños y suaves, y están formados por microspórofilas que sustentan a los microsporangios productores de granos de polen. Los conos femeninos o megastróbilos, las piñas, están formados por brácteas y escamas ovulíferas en las que se producen los óvulos, que se transforman en semillas después de la fecundación. Los conos femeninos son más grandes que los masculinos, generalmente leñosos, y algunos carnosos. Las semillas son diversas en forma y tamaño, las más conocidas de este grupo son las aladas.


Los análisis cladísticos soportan la hipótesis de que todas las coníferas modernas, excepto las Taxaceae, derivaron de las Utrechtiaceae a través de Voltziales. La hipótesis de que todas las coníferas, extintas y vivientes, pudieron haber sido derivadas de un ancestro comœn, grupo monofilético, es ambigua, debido a que las evidencias han demostrado tanto la monofilia como la polifilia para este grupo de gimnospermas.


La mayoría de las coníferas están bien representadas en la región boreal, el hemisferio norte, mientras que los géneros Araucaria y Podocarpus son originarios de la región austral, el hemisferio sur. En este grupo se encuentran géneros que habitan desde el nivel del mar hasta altitudes mayores a los 3500 msnm. La mayoría de las especies crecen en ambientes templados y fríos, en macizos montañosos en donde se encuentran los bosques de Pinus, Abies, Cupressus, entre otros. Algunas especies de Pinus se desarrollan exitosamente en ambientes cálidos y secos y en este œltimo ambiente también habitan especies de Juniperus. El œnico representante de ambientes acuáticos es el género Taxodium. En México, el género Pinus encuentra su mayor diversidad y abundancia, y tiene el 45.5% del total de las especies conocidas. En nuestro país las coníferas son elementos importantes de los siguientes tipos de vegetación: bosque de Pinus, bosque de Abies, bosques mixtos, bosque de pino-encino, bosque de pino-Cupressus, bosques de Cupressus-Juniperus, bosque mesófilo de montaña, matorrales de Juniperus y Pinus, y bosque de galería.


Cabe señalar que las gimnospermas se encuentran poco representadas en las zonas áridas y semiáridas del mundo. En México existen pocas especies de gimnospermas que viven en suelos halófilos, es decir salinos, y gipsófilos, es decir, yesosos. En el desierto chihuahuense habitan tres especies de Juniperus en suelos salinos y yesosos, y tres especies de Pinus en suelos œnicamente yesosos.


Las coníferas incluyen 7 familias con entre 50 y 60 géneros y cerca de 700 especies. El 90% de las especies están incluidas en cuatro familias: Cupressaceae, Pinaceae, Podocarpaceae y Taxaceae. Géneros representativos de estas familias son: Abies con 40 especies, Cupressus con 13, Juniperus con 50, Larix con 10, Picea con 40, Pinus con 100, Podocarpus con 100, Pseudotsuga con 5, Sequoia con 1, Sequoiadendron con 1, Taxodium con 3, Taxus con 10, Thuja con 5, Torreya con 4 y Tsuga con 10.


En las confieras se presentan los árboles más longevos de más de cuatro mil años y árboles muy altos de más de cien metros.


Las coníferas constituyen el principal recurso forestal maderable como: madera en rollo y tablón, enchapado para la fabricación de muebles, pisos, aglomerados, triplay, cajas para empaque, postes para cercas, tableros para lápices, pulpa para papel, resinas para brea y aguarrás; fabricación de ceras, pinturas, jabones, adhesivos; artesanías; en la industria farmacéutica; alimenticia en la obtención de piñones; cultivos para la producción de árboles de navidad; para obtener leña y carbón. Los bosques de coníferas son empleados para el servicio ambiental dado que son el hábitat de muchos animales como la hibernación de la mariposa monarca que llega a México en el invierno procedente de los bosques de Canadá, así como de otras plantas. Retienen el suelo y propician la filtración del agua de lluvia para la recarga de mantos freáticos. Son ornamentales en parques, jardines, vías pœblicas y hogares.


La Norma Oficial Mexicana NOM-ECOL-059 considera en el estatus de amenazadas a Abies mexicana y A. vejari, Pinus caribea var. hondurensis; en peligro de extinción a Abies guatemalensis y A. hickeli, Cupressus guadalupensis, Picea chilhuahuana, P. martinezii y P. mexicana, Pinus maximartinezii y P. muricata; sujetas a protección especial están Abies concolor y A. flinckii y algunas especies de Juniperus, Pinus, Pseudotsuga, Podocarpus y Taxus.


Gnetales

Las gnetales están presentes desde el Cretácico temprano, ca. 140 millones de años. Son un grupo heterogéneo dentro de las gimnospermas y comprende tres géneros: Ephedra, Welwitschia mirabilis y Gnetum.


Ephedra presenta especies monoicas y dioicas, arbustivas o rastreras, con ramas rígidas y duras, en algunas especies éstas son solitarias, articuladas, estriadas, fotosintéticas, por lo que fisonómicamente son parecidas a las de los equisetos e incluso a las de Psilotum; otras especies presentan ramas verticiladas, no articuladas y no estriadas. Anatómicamente el tallo primario es una eustela de la que deriva el cambium vascular que origina el tallo leñoso. Todas las especies constan de hojas simples de unos cuantos milímetros de largo. Los estróbilos masculinos y femeninos están formados por brácteas fértiles y estériles que semejan inflorescencias como en las angiospermas y comœnmente son llamadas flores. En los masculinos, las microsporófilas y los microsporangios se han modificado semejando filamentos y anteras y en los femeninos sólo se producen dos óvulos que se encuentran sostenidos por las dos brácteas superiores. El género se distribuye en las regiones áridas y semiáridas de América, Asia, y el Mediterráneo con un total de 35 especies. En México, seis de ellas se distribuyen en los suelos salinos de los desiertos sonorense y chihuahuense.


Welwitschia mirabilis es dioica y es la œnica especie de este género. Presenta un tallo corto, leñoso, grueso, de ápice cóncavo de cuyos márgenes surgen dos cotiledones que se pierden cuando las plántulas se establecen; las hojas vegetativas son dos pequeñas y dos enormes, anchas, acintadas, que permanecen durante toda la vida de la planta y pueden alcanzar edades de más de dos mil años; tiene una raíz pivotante que se extiende de 1 a 1.5 m por debajo del suelo y se divide en numerosas raíces laterales para la captación de agua. Los estróbilos masculinos presentan microsporófilas que semejan filamentos y sostienen tres microsporangios fusionados en donde se desarrollan los granos de polen, esta estructura está envuelta en dos pequeñas brácteas laterales formando un perianto, que a su vez se localiza entre las brácteas externas del estróblio. Los femeninos presentan semillas aladas y sostenidas por las megasporófilas. Tanto las hojas como los estróbilos nacen del mismo ápice marginal del tallo. Esta planta es endémica de las costas del desierto sudafricano en Namibia y Angola.


Gnetum es un género dioico que comprende alrededor de 40 especies, todas ellas tropicales; son lianas en su mayoría y el resto son árboles y arbustos. Presentan hojas simples, anchas, elípticas, opuestas y con nervadura reticulada que semejan hojas de angiospermas.


Las estructuras reproductoras masculinas parecen una inflorescencia compuesta por unidades microsporangiadas; cada una formada por una microsporófila con 2 a 4 microsporangios rodeados por una vaina en forma de campana; cada unidad masculina está inserta en un anillo formado por escamas fusionadas. Las femeninas portan los óvulos; cada uno tiene dos tegumentos que cubren al megasporangio, la nucela; el tegumento interno se prolonga haciendo un tubo que sobresale del externo. Estos óvulos se insertan en un anillo que forma un disco reducido, a veces inconspicuo, dependiendo de la especie. Las semillas están envueltas en una cubierta brillante y carnosa. Se distribuye en los trópicos del sureste de Asia, oeste de Africa y en la América amazónica.


Los análisis filogenéticos basados en caracteres morfológicos, reproductivos y moleculares tanto de especies vivientes como de extintas confirman una estrecha relación entre las gnetales y las primeras angiospermas.


Ephedra tiene usos medicinales, Welwitschia mirabilis y Gnetum son ornamentales en jardines botánicos.


A pesar de que Ephedra no se considera en la Norma Oficial Mexicana, la nom, puede estar sufriendo explotación clandestina debido a sus características medicinales.



Ciclo de vida de las gimnospermas: reproducción

sexual y origen de la semilla

Las gimnospermas presentan ciclos de vida largos de hasta dos años, en los que se alterna la fase haploide (n) con la fase diploide (2n). La fase diploide está representada por el esporofito (2n) que es el árbol mismo con su sistema radical, tallos, ramas, hojas, conos masculinos incluyendo los esporangios y conos femeninos incluyendo los óvulos. Mientras que la fase haploide (n) o gametofita está representada por los granos de polen, gametofito masculino, y la megaspora que desarrollará al gametofito femenino.


ÀCómo sucede la reducción cromosómica y en dónde? Para contestar esta pregunta es importante primero explicar en dónde se encuentran los granos de polen y las megasporas. Los granos de polen se localizan en los esporangios; cada esporangio en su interior presenta tejido esporógeno (2n) constituido por células madres de los granos de polen, microsporocitos, que sufren meiosis originando así 4 granos de polen por cada célula madre. Cuando el esporangio está maduro libera cientos de granos de polen, gametofito masculino joven, que son transportados por el viento a la cámara polínica de los óvulos. Como la polinización es por el viento y azarosa se producen miles de granos de polen en comparación al nœmero de óvulos que se originan en cada cono femenino; dependiendo del género es el nœmero de óvulos por escama ovulífera, por ejemplo, Cycadaceae y Cupressaceae producen más de dos óvulos por escama, mientras que Pinus sólo dos. Cada óvulo consta de un par de tegumentos que permanecen abiertos conformando el micrópilo por el que pasan los granos de polen, los jóvenes gametofitos masculinos, que se depositan en la cámara micropilar en donde se haya una sustancia azucarada, gota polínica, que permite que los granos de polen maduren y se capaciten sexualmente. Por dentro de los tegumentos del óvulo se haya la nucela que es equivalente al esporangio femenino de las pteridofitas y que contiene en su interior una célula madre de las megasporas (megasporocito 2n), la cual sufre meiosis y origina 4 megasporas (n) arregladas linealmente; de estas megasporas mueren 3, generalmente son las más pequeñas y próximas al micrópilo y queda una, la más grande y la mejor dotada. La megaspora funcional sufre repetidas divisiones mitóticas originando en un principio un gametofito femenino en estado nuclear libre; es decir, que las células que resultan de las divisiones mitóticas no forman todas las paredes celulares y este estado permanece por un corto periodo, después del cual las células presentan todas sus paredes. El gametofito femenino es sexualmente maduro cuando ha originado arquegonios, los gametangios, en el que se localiza la ovocélula o gameto femenino (n).


Los gametos masculinos y femeninos están listos para llevar a cabo la fecundación. Cada grano de polen, que permaneció aproximadamente un año en la cámara micropilar, origina un tubo polínico que alcanza la boca de un arquegonio y descarga el œnico nœcleo espermático, el gameto masculino, que se fusiona con la ovocélula, el gameto femenino. En virtud de que hay varios arquegonios en el gametofito femenino, se forman varios embriones, uno en cada arquegonio, fenómeno conocido como poliembrionía primaria; sin embargo, sólo un embrión sobrevive, el más fuerte, experimentándose selección natural en el interior del óvulo.


Como producto de la fecundación el óvulo sufre transformaciones morfológicas y fisiológicas que culminan con la formación de la semilla. La semilla genera una cubierta externa denominada testa (2n), que proviene del par de tegumentos del óvulo; por dentro de la testa se haya el embrión (2n) embebido en el gametofito femenino (n) que servirá de alimento a éste. La semilla constituye una nueva estrategia de la reproducción sexual que permitió que las gimnospermas conquistaran ambientes más secos, explicándose su abundancia y su diversidad desde el Pérmico hasta la actualidad.



Estructura anatómica de los órganos: fotosintético,

de conducción y de protección


La hoja

Debido a que las gimnospermas tuvieron éxito en ambientes hœmedos y secos, las hojas son dorsiventralmente aplanadas y aciculares. Los tejidos primarios y secundarios explican su ontogenia y su filogenia.


Las hojas de cícadas en general presentan epidermis uniestratificada en el haz y en el envés, cuyas paredes son engrosadas y lignificadas; los estomas del haz pueden ser más pequeños que los del envés y en esta cara las células subsidarias son lignificadas. Por el tipo de mesófilo se consideran bifaciadas, con un solo estrato de parénquima en empalizada y el esponjoso muy similar al de los helechos, esto es, con grandes espacios intercelulares; los haces vasculares están rodeados por una vaina de fibras de esclerénquima que se alterna con células de la endodermis cuyas bandas de Caspari son continuas; el periciclo puede estar formado por dos estratos de células. Los haces vasculares son secundarios, es decir, presentan cambium vascular y paralelos. Estas características explican el tamaño de los foliolos, que son grandes y representan áreas de evapotranspiración capaces de enfriar las hojas en condiciones cálido hœmedas.


En contraste, las hojas de los Pinus presentan la epidermis uniestratificada con una gruesa cutícula, debajo de la cual se presenta una hipodermis esclereficada. Los estomas pueden estar hundidos y entonces la cámara subestomática es pequeña. Por el tipo de mesófilo y el arreglo del xilema y floema en el haz vascular, las hojas pueden ser monofaciadas o bifaciadas. El mesófilo está penetrado por canales resiníferos y sus células tienen paredes profusamente lobuladas de manera que no existen espacios intercelulares que permitan la pérdida de agua al abrirse los estomas y para aumentar la captación de luz para la fotosíntesis. Los haces vasculares son secundarios, centrales y pueden ser uno o dos, rodeados por un tejido de transfusión de células de parénquima vivo que conectan al floema y al xilema secundarios con el mesófilo. Finalmente están rodeados por una endodermis con bandas de Caspari tangencialmente distribuidas. Esta distribución celular explica las adaptaciones de forma y tamaño al clima extremo, frío y seco.



El tallo

Los individuos de todos los géneros de las gimnospermas tienen etapas de crecimiento primario muy cortas representadas en las plántulas. El cilindro vascular de los tallos primarios son eustélicos y de las raíces de pocos brazos de xilema. En las eustelas, el procambium y el parénquima interfascicular se indiferencian y originan un cilindro continuo meristemático llamado cambium vascular que desarrolla tallos leñosos. En las raíces este cambium se origina, en parte, del procambium o del parénquima floemático y de las células del periciclo ubicadas frente a los brazos del protoxilema. Las raíces, los tallos y las ramas funcionan como órganos de anclaje, sostén y conducción y están formados por tejidos especializados de transporte, almacenamiento y protección. Estos órganos generalmente crecen en grosor, es decir, en diámetro, debido a la actividad del cambium vascular cualidad que permite que algunos individuos de este grupo puedan alcanzar alturas de hasta cien metros.



Los tejidos de conducción

El cambium vascular está formado por iniciales fusiformes y radiales. Estas iniciales son las responsables del crecimiento en grosor de los tejidos conductores y son capaces de dividirse casi continuamente durante el año y formar capas centrípetas, hacia el interior de células horizontales de almacenamiento y verticales de sostén y conducción de agua y sales minerales, xilema secundario; así como capas centrífugas, hacia el exterior de células también horizontales y verticales que almacenan y conducen azœcares, aminoácidos o proteínas de bajos pesos moleculares, floema secundario.



Xilema secundario

El tejido que crece en sentido centrípeto se conoce en la industria como madera y técnicamente como xilema secundario; este tejido está organizado en dos sistemas, uno vertical que proviene de las iniciales fusiformes que forman principalmente traqueadas, células muertas cuyas paredes presentan aberturas especializadas para el paso de agua llamadas punteaduras areoladas y, en ocasiones, tejido de reserva conocido como parénquima axial. El otro sistema es el horizontal que proviene de las iniciales radiales y originan células rectangulares que se agrupan en hileras discontinuas conocidas como radios. Los radios de las gimnospermas pueden estar formados exclusivamente por células de parénquima y entonces se llaman homocelulares, o por dos tipos celulares: parénquima y traqueidas, nombradas heterocelulares.


Las traqueidas y el parénquima presentan paredes formadas por dos tipos de polímeros: la celulosa que es un polímero de glucosas arregladas linealmente que construyen microfibrillas, y por el polímero lignina, estructurado por moléculas de origen fenólico que da dureza e impermeabiliza las paredes celulares debido a su naturaleza ramificada e hidrofóbica. Las traqueidas secretan resinas hacia sus cavidades y paredes contribuyendo al endurecimiento de sus paredes y tapando sus cavidades. El parénquima también secreta resinas hacia sus cavidades y junto con las células epiteliales forran las cavidades de secreción que se conocen como canales resiníferos, que pueden ser verticales u horizontales.


En centro y sur de México existe un periodo de lluvia en verano y un periodo de sequía en invierno. Esta característica climática influye directamente en la actividad del cambium vascular de manera que cuando llueve, las traqueidas que se producen crecen rápidamente para aprovechar el agua que ha caído y subirla junto con los minerales disponibles en el suelo hasta el follaje, por esta razón tienen cavidades grandes y paredes delgadas. Cuando deja de llover y llega la sequía, las traqueidas que se producen reducen sus cavidades pero sus paredes son más gruesas, por lo que forman una región con características más densas y resistentes a las diversas cargas mecánicas que el árbol debe soportar, es decir, disminuye notablemente la función conductora. La zona que se produce en época de lluvia, se conoce como madera temprana o de lluvia y la que se forma en invierno, madera tardía o de sequía. Ambas zonas conforman un anillo de crecimiento, en el que se alternan una zona conductora y una de soporte.


La formación de estos anillos anuales ha sido de gran ayuda para calcular la edad de árboles milenarios o centenarios, así como para comprender los factores ecológicos que afectaron la actividad del cambium vascular, los daños mecánicos sufridos, incendios forestales pasados e incluso la interpretación de cambios climáticos.


Debido a las presencia de paredes celulares gruesas y lignificadas hoy en día tenemos la fortuna de conocer bosques petrificados que fueron sepultados hace millones de años, lo que permite estudiar las estrategias de conducción y protección de especies extintas, así como generar información sobre paleoclimas, paleoecología, construir modelos ecoanatómicos, hidráulicos, entre otros.


Floema secundario

El tejido que crece en sentido centrífugo se conoce comœnmente como corteza interna y técnicamente como floema secundario; también está organizado en dos sistemas, el vertical que proviene de las iniciales fusiformes originando células cribosas, células vivas, parénquima axial de almacenamiento y fibras. El sistema horizontal originado por las iniciales radiales forma células de parénquima radial o albuminoideas también agrupadas en hileras discontinuas que forman radios. Las células albuminoideas nutren a las células cribosas a través de contactos intermembranales especializados de las paredes conocidas como áreas cribosas.


El floema secundario se encarga de transportar la savia elaborada que está compuesta principalmente por los derivados de la fotosíntesis, es decir, la glucosa que se fabrica en las hojas, por lo que es tarea sumamente delicada distribuirla en todo el cuerpo de la planta. También es el alimento más apreciado por todos los organismos heterótrofos de este planeta. Las células cribosas funcionan como un sistema nervioso que responde a daños mecánicos o biológicos sellando el paso del flujo de savia de una célula a otra a través de varios mecanismos. Esto significa que el cambium vascular debe producir células que repongan a las que han dejado de funcionar.


Debido a que las células cribosas y el parénquima están vivos, presentan paredes de celulosa delgadas y es hasta que han dejado de funcionar, que sus paredes pueden hacerse más gruesas y secretar resinas.


Tejidos de protección

La peridermis es comœnmente conocida como corteza externa o corcho. El transporte de glucosa y otros metabolitos primarios exige un sistema eficiente de protección que es formado por células indiferenciadas conocido como cambium peridérmico o felógeno. Este tejido genera células isodiamétricas vivas hacia el interior, felodermis, que se encuentra en contacto con la zona más externa del floema y hacia el exterior, sœber o corcho, células que rápidamente mueren, de paredes con depósitos de un polímero conocido como suberina, formada por ácidos grasos y ceras que hacen impermeable a esta zona. La impermeabilización debida a la suberización y la secreción de resinas reducen los eventos de invasión por microorganismos y evaporación de agua.


Conclusión

En México existe interés de estudiar a las gimnospermas. Se han realizado estudios desde diferentes enfoques, entre los que destacan los de silvicultura, así como los taxonómicos, palinológicos, anatómicos, citogenéticos, químicos, fitogeográficos, hasta los moleculares, para entender las relaciones filéticas y sobre todo aquellos encaminados a la conservación y al manejo de este grupo de plantas.


La gran diversidad de usos que la madera de las coníferas ofrece al hombre, ha llevado a que grandes extensiones de bosques templados en nuestro país hayan sufrido la explotación intensiva durante décadas, esto aunado a incendios forestales antropogénicos para fines agropecuarios, ha causado el desequilibrio de sus suelos, del hábitat de muchos animales y plantas y por tanto de las relaciones ecológicas y tróficas asociadas a estos bosques.


Actualmente existen soluciones biológicas para regenerar los suelos dañados por la extracción de grandes volœmenes de madera de coníferas, pero será necesario un plan integral en el que gobierno y productores negocien.


QUIMICAQUIMICA_HOME.htmlshapeimage_9_link_0
INICIOEMC_COSMOS_HOME.htmlshapeimage_22_link_0
DIVULGACION DE LA CIENCIADIVULGACION_DE_LAS_CIENCIAS.htmlshapeimage_24_link_0
RECTORIA GENERALhttp://livepage.apple.com/http://www.uam.mx/identidad/himno/index.htmlshapeimage_26_link_0
UAM IZTAPALAPAhttp://livepage.apple.com/http://www.izt.uam.mx/shapeimage_28_link_0
Presentación particular

Botánica
    Algas
    Pteridofitas
    Gimnospermas
    Angiospermas
    Micorrizas
    Hongos

Zoología
    Gusanos
    Artrópodos
    Insectos
    Peces de agua dulce
    Peces marinos
    Anfibios y reptiles
    Aves
    Mamíferos terrestres
    Mamíferos marinos

Ecología
Biología experimental
Biología molecular
Genómica
BiotecnologíaBIOLOGIA_HOME.htmlBOTANICA.htmlALGAS.htmlPTERIDOFITAS.htmlANGIOSPERMAS.htmlMICORRIZAS.htmlHONGOS.htmlZOOLOGIA.htmlGUSANOS.htmlARTROPODOS.htmlINSECTOS.htmlPECES_DE_AGUA_DULCE.htmlPECES_MARINOS.htmlANFIBIOS_Y_REPTILES.htmlAVES.htmlMAMIFEROS_TERRESTRES.htmlMAMIFEROS_MARINOS.htmlECOLOGIA.htmlBIOLOGIA_EXPERIMENTAL.htmlBIOLOGIA_MOLECULAR.htmlGENOMICA.htmlBIOTECNOLOGIA.htmlshapeimage_30_link_0shapeimage_30_link_1shapeimage_30_link_2shapeimage_30_link_3shapeimage_30_link_4shapeimage_30_link_5shapeimage_30_link_6shapeimage_30_link_7shapeimage_30_link_8shapeimage_30_link_9shapeimage_30_link_10shapeimage_30_link_11shapeimage_30_link_12shapeimage_30_link_13shapeimage_30_link_14shapeimage_30_link_15shapeimage_30_link_16shapeimage_30_link_17shapeimage_30_link_18shapeimage_30_link_19shapeimage_30_link_20shapeimage_30_link_21

13 de octubre de 2009

http://www.uam.mx
http://www.conacyt.mx/
http://www.icyt.df.gob.mx/
descarga 
QuickTimehttp://www.apple.com/quicktime/download/