HONGOS_files/HONGO.swf

Los Hongos


Los hongos son un grupo muy especial de organismos que se distinguen muy bien de los vegetales y de los animales, e incluso de los microorganismos. La diferencia se basa entre otras cosas, en que la célula de un hongo tiene una pared formada por quitina, sustancia que solamente forman los animales, por ejemplo, los insectos, y la sustancia de la pared celular de los vegetales es celulosa. Además la sustancia de reserva de los hongos es el glucógeno, que es típica en los animales, mientras que la sustancia de reserva de la célula vegetal es el almidón. Por otra parte, la nutrición de un hongo es por medio de la absorción de sustancias orgánicas a través de su pared celular, como lo hacen las raíces de las plantas, pero nunca ingieren alimentos como lo hacen los animales. Los hongos no sintetizan sus alimentos, a diferencia de los vegetales, puesto que no tienen la función clorofiliana. Los hongos no se desplazan de un lugar a otro, contrario a los animales, ya que carecen de movimiento al igual que los vegetales. En cuanto a los procesos de la reproducción sexual de los hongos, estos son totalmente diferentes tanto a los de los vegetales como a los de los animales, puesto que al unirse los gametos, no se fusionan los núcleos de inmediato, contrario a lo que pasa con aquellos organismos, en los que los gametos forman el cigoto una vez que sucede la copulación. La unión de los núcleos de los gametos en los hongos ocurre mucho después en tiempo y espacio. Es decir, su unión se lleva a cabo en dos fases, primero solamente se fusiona el protoplasma de dos células opuestas, es la llamada plasmogamia, y mucho tiempo después ocurre la fusión de los núcleos, la cariogamia. No así en los vegetales y en los animales pues en estos dos procesos son uno a continuación del otro. Exceptuando las bacterias que son un grupo primitivo de organismos sin núcleo, en las células de los microorganismos y su relación con los hongos, éstas tienen características de vegetales y de animales. Otra diferencia más de los hongos es que no forman tejidos. Sus células generalmente son filamentosas, se les llama hifas, como se tratará mas adelante, o en algunos hongos microscópicos son células subglobosas llamadas levaduras; su cuerpo es una simple asociación de ellas, al igual que las fructificaciones que desarrollan en la reproducción.


En conclusión, los hongos no pueden ser considerados ni como vegetales o animales, ni como microorganismos, por lo que se les pone como un grupo independiente, al que se llama hongos, y que para los especialistas constituye el reino fungi o reino de los hongos.


¿Qué ciencia estudia a los hongos?

El estudio de los hongos constituye la micología, del griego micos, hongo y logos, estudio. Se divide en micología básica, micología médica, micología aplicada, micología forestal, micología agrícola y etnomicología, entre otras. La primera versa sobre aspectos generales de los hongos, como su estructura, su biología, su ecología y su diversidad, aunque esta última se agrupa en la llamada micología taxonómica, en la que está la biología molecular. La micología médica, que incluye también la veterinaria, trata el estudio de los hongos que producen enfermedades en el hombre o en los animales domésticos. La micología aplicada abarca el estudio de los hongos en la industria, por ejemplo en el uso de las levaduras para la obtención de bebidas alcohólicas, de mohos en la obtención de quesos o de antibióticos y del cultivo de los hongos comestibles y medicinales. La micología forestal trata sobre la importancia de los hongos en el equilibrio biológico de los bosques, de las especies parásitas de los árboles y de la producción de los hongos comestibles silvestres. La micología agrícola considera los hongos que provocan enfermedades en los cultivos, son miles de especies y busca métodos para contrarrestarlos. Finalmente, la etnomicología, que es la más reciente en su desarrollo, trata del estudio del uso tradicional de los hongos en las comunidades étnicas, que en México tiene mucho valor.


A propósito de la importancia ecológica de los hongos, se considera que estos organismos influyen en casi todos los procesos ecológicos, ignorar esta verdad es estar en el lado erróneo para un claro entendimiento de la vida en la naturaleza, que es la modificación de una idea del distinguido micólogo forestal James Trappe. En la etnomicología falta fomentar el conocimiento de los hongos y desterrar falsas creencias entre la gente y evitar envenenamientos o la prohibición aberrante de la venta popular de los mismos, como ocurre en algunas poblaciones, como Teziutlán, Pue. Las exposiciones de hongos al público en general, mucho ayudarán.


Desarrollo de la micología en México

A pesar de que México tiene una gran diversidad de hongos y a su vez una alta tradición en el uso de los mismos, el desarrollo de la micología todavía no esta bien consolidado. El número de micólogos que tiene el país es significativamente insuficiente, en contraste con el hecho de que existe la Sociedad Mexicana de Micología desde 1965, y que publica anualmente una revista científica. Hace poco fue creada incluso la Sociedad de Micología Médica que agrupa a entusiastas médicos especialistas en hongos. Se calcula que en el territorio nacional crecen más de 200 000 especies de hongos, micro y macroscópicos, terrícolas o acuáticos, parásitos o no, pero solamente se conoce de ellos apenas el 5%, lo cual es patético. Quiere ello decir, que falta mucho para conocer la vasta diversidad de hongos que hay en el país, para poder valorar y utilizar bien estos organismos en la naturaleza y entender su importante papel ecológico.


Los grupos que constituyen a los hongos

La clasificación taxonómica de los hongos es tediosa por su complejidad y la heterogeneidad del grupo, por lo que no se tratará aquí. Simplemente diremos que los hongos se pueden clasificar en verdaderos y no verdaderos. Los primeros se les denomina Eumycetes, de eu, verdadero y mycete, hongo, y son los que aquí se tratarán. Los segundos forman un grupo complejo de hongos microscópicos, independientes de los que sí se tratarán; también incluyen a los hongos no verdaderos llamados Myxomycetes, de myxo, gelatina y mycete, hongo, que son pseudohongos formados por masas gelatinosas multinucleadas, en donde no hay células diferenciadas; a estas masas se les llama plasmodios. Los Eumycetes pueden ser microscópicos o macroscópicos y ésta sería su clasificación sencilla, micromicetos y macromicetos. En los micromicetos quedarán los hongos acuáticos, los mohos del suelo y los alimentos, los hongos parásitos de vegetales, del hombre y de los animales y las levaduras. En los hongos macroscópicos o macromicetos se incluyen los clásicos hongos de sombreritos, como los comestibles y los venenosos, así como los famosos alucinógenos y los de repisas en los troncos, entre otros. También se incluyen aquí los líquenes, que son lamas que crecen sobre cortezas, rocas o paredes, principalmente. Estos líquenes están formados por hongos macroscópicos, muy sencillos en su forma y en cuyo interior tienen algas verdes, de las cuales se nutren. Es una asociación pseudosimbiótica, en la que ambos organismos reciben ayuda mutua, pero con el sacrificio de varias algas que el hongo digiere para su nutrición. Sin embargo, como la población del alga es muy alta dadas las buenas condiciones en el interior del hongo, porque se reproduce demasiado, el hongo mantiene un equilibrio biológico de dicha población.


Los hongos macroscópicos

La clasificación de los hongos en macroscópicos y microscópicos se basa en el tamaño de las fructificaciones de los mismos, si ven éstas a simple vista o si se necesita una lupa o microscópico para observarlas. Aunque esto es a veces subjetivo, porque hay casos de hongos macroscópicos que apenas se les detecta con una lupa, o lo contrario, hongos microscópicos que tienen fructificaciones muy visibles. Sin embargo, a grandes rasgos y tomando en cuenta la gran población que forman los hongos, es bastante práctico dividir a éstos en macro y microscópicos. La identificación de los hongos macroscópicos se basa en un análisis morfológico y del color del cuerpo fructífero que produce las esporas, es la parte más especializada y que cambia de especie en especie.


A las fructificaciones de los hongos macroscópicos, erróneamente se les ha llamado “hongos”. Cuando se recolectan hongos en el campo o en el jardín, o cuando se consumen los hongos comestibles, incorrectamente se dice “yo colecto hongos” o “yo como hongos”, lo que en realidad se colecta o se consume son las fructificaciones. El verdadero hongo es la masa blanca y algodonosa en el suelo, hojarasca, madera o estiércol, que se llama micelio y de la que se desarrollan las fructificaciones. Este micelio esta formado por cordones blancos, que a su vez forman células muy largas a las que se denominan hifas. Las hifas en todos los hongos son en general tabicadas, a excepción de algunos mohos, como el moho blanco del pan, Rhizopus, en donde se presentan las hifas sin tabiques. Por otra parte, en muchos hongos microscópicos las hifas tienen la peculiaridad de transformarse en levaduras al volverse parásitos, excepto en la ficomicosis. Sin embargo, también hay hongos que durante toda su vida son levaduras, como sucede con la levadura de la cerveza, que es la que fermenta los líquidos azucarados y produce alcohol.


El micelio de un hongo macroscópico al crecer en el sustrato en donde se desarrolla es el encargado de nutrir al hongo a través de la absorción de las sustancias orgánicas que toma del sustrato. Dicho micelio en determinada época del año, la más favorable en cuanto a humedad y temperatura, desarrolla el cuerpo fructífero, que es la parte más llamativa e importante del hongo. La gran mayoría de los hongos macroscópicos fructifican en el verano, pero hay algunos de invierno y otros de primavera, según las especies. Por ejemplo, el hongo comestible cuaresmeño, Lyophyllum decastes, solamente se desarrolla en la primavera, en la época de la cuaresma; las morillas, Morchella, también crecen en primavera; el totocótzcatl, Entoloma giganteum, tan famoso en Teziutlán, Pue., crece únicamente en invierno y los sensos, Armillaria ostoyae, de Veracruz y Puebla también en invierno. Todos estos hongos son comestibles y objeto de venta en los mercados populares. Por otra parte, es interesante observar que el micelio en muchos hongos tiene la peculiaridad de crecer en forma de un disco, por lo que la parte más activa del mismo será la periferia. Es por esto, que al formar el micelio sus fructificaciones, éstas quedarán acomodadas precisamente en la periferia del disco, por lo que las veremos crecer formando un círculo. Son los conocidos anillos de brujas o anillos de hadas, de los que se han desprendido muchas leyendas y mitos. Cualquier hongo, comestible o venenoso, puede formar estos círculos y no únicamente los venenosos como erróneamente se cree.


Las fructificaciones de los hongos cuando jóvenes son globosas y a medida que maduran van tomando la forma definitiva. En todos los casos la función de las fructificaciones es la de formar las esporas y esparcirlas, generalmente al aire, y con ellas se reproducirá el hongo. La forma, color, consistencia y tamaño de las fructificaciones, así como la de sus estructuras microscópicas, incluyendo las esporas, darán la pauta para la correcta identificación de la especie. Y bien se dice, “el único camino para conocer los hongos comestibles y diferenciarlos de los venenosos, es estudiar las características que los diferencian como especies, tales como la forma y el color de todas sus partes. Descártense las costumbres empíricas de conocer los hongos comestibles observando solamente si ennegrecen una moneda de plata o un ajo, cuando son hervidos en agua”.


Los hongos comestibles, los medicinales y los sagrados

Existen en México más de 200 especies de hongos comestibles, todos de uso tradicional y objeto de venta en los mercados populares. Visitar uno de estos mercados, es una buena experiencia, ya que con ello se conocerán bien los hongos comestibles y su rica variabilidad y además sus atractivos nombres vernáculos. Tómese en cuenta que en un mercado popular, bien establecido, no es posible encontrar hongos venenosos ni datos falsos, debido a la mucha experiencia de los vendedores, en su gran mayoría de origen indígena, que son expertos, resultado de la enorme tradición que hay en México. Se conocen más de mil nombres populares de los hongos, tanto en castellano como en lenguas indígenas, ya que éstos cambian de región en región. Por otra parte, un bosque de coníferas o de encinos bien cuidado, puede producir toneladas de hongos, lo que demuestra la gran importancia económica y forestal de los hongos silvestres. Además muchos de los hongos comestibles y no comestibles están en una relación íntima con las raíces de los árboles, en una asociación simbiótica llamada ectomicorriza, que favorece el equilibrio ecológico del bosque. Es por esto, que los hongos en el bosque o incluso en un parque o jardín, no se deben destruir, puesto que juegan un papel muy importante en el medio. Libros recomendables para identificar los hongos comestibles y los macroscópicos en general, entre otros, son los de Chacón y colaboradores, de 1995; Guzmán, de 1977 y 1997, y Herrera y Ulloa, de 1990.


Varios hongos medicinales se emplean tradicionalmente en México, existen más de 40 especies, algunas de ellas incluso son comestibles. Se usan para aliviar infecciones de la piel o piquetes de insectos, trastornos intestinales como diarreas o estreñimientos, como diuréticos, contra la alta presión y también como cicatrizantes, antitumorales y antiepilépticos, entre otras muchas aplicaciones. Incluso algunos hongos se emplean para estimular la secreción de la leche materna. Entre los hongos medicinales figuran tanto especies carnosas como correosas, estas últimas son las que crecen sobre los troncos. También se emplean como medicinales los citados líquenes, principalmente en afecciones respiratorias.


Finalmente están los hongos sagrados, conocidos mejor como alucinógenos, pero también como neurotrópicos que es el nombre más correcto por su acción sobre el sistema nervioso. Estos hongos los han usado diversos grupos indígenas en México desde tiempos prehispánicos y han sido objeto de estudios extensivos, por ejemplo por Heim y Wasson, en 1958; Schultes y Hofmann, en 1982; Wasson, en 1983, y Guzmán, en 1983. Pertenecen a especies del género Psilocybe, de los que a nivel mundial existen más de 200, pero solamente 150 tienen propiedades alucinógenas. Es interesante observar que en México es en donde se conocen más especies alucinógenas, alrededor de 50, y que son México y Nueva Guinea los únicos lugares en donde existen grupos étnicos que usan estos hongos con fines religiosos. Tales hongos neurotrópicos contienen psilocibina, sustancia indólica que actúa sobre el sistema nervioso central, provocando un estado pasajero de esquizofrenia con percepción de alucinaciones coloridas, aunque a veces se ven también ilusiones sin color, objetos transformados en otros; las alucinaciones son visiones de objetos o personajes que no existen; en todos estos casos el individuo siempre permanece consciente, además de que está sentado por no poder caminar. Tanto la psilocybina como tales hongos tienen mucha importancia en psiquiatría por sus posibles aplicaciones, pero infortunadamente las investigaciones que se iniciaron en la década de 1960 fueron suspendidas, al decretarse erróneamente a estos hongos y sus derivados como una droga. Sin embargo, estos no son droga, debido a que no provocan adicción. En la actualidad, y desafortunadamente, los hongos neurotrópicos se usan y cultivan ilícitamente en todo el mundo para su empleo recreacional.


Los hongos en la industria

Las levaduras, por su carácter bioquímico de fermentar bebidas azucaradas, se han empleado desde tiempos inmemoriales en la obtención de vinos, licores y cerveza. Además, dichas levaduras como varios mohos, se utilizan en México desde tiempo prehispánicos en la elaboración de bebidas tradicionales como pozol, pulque, tepache, tesgüino y tuba, entre otras. Están también los mohos, como especies de Penicilium que son la base de la industria de quesos especiales como el camembert y el roquefort. La industria químico-farmacéutica de los antibióticos utiliza especies de mohos para obtener penicilina, cefalosporina y griseofulvina, entre otros. Por otra parte, está el cultivo industrial de los hongos comestibles como el champiñón, Agaricus bisporus, las setas, especies de Pleurotas, y el shitake, Lentinula edodes, entre otros.


Los hongos en la medicina

En contraste con la gran importancia médica de los hongos, son pocas las especies que producen enfermedades en el hombre y en los animales domésticos. La mayoría de estos hongos son mohos y son de vida libre, saprobios, que por circunstancias diversas se han convertido en parásitos y se han transformado en la fase de levadura, es decir han perdido sus hifas. Como ejemplo de estos casos, están los que producen enfermedades respiratorias por inhalación, como la coccidioidomicosis, histoplasmosis, paracoccidiodomicosis, criptococosis, candidiasis, aspergilosis y peniciliosis. Nótese que de estas micosis, tres son de tierras calientes y el resto de tierras templadas. Por otra parte, existen los hongos que atacan la piel, los llamados dermatomicetos, mal denominados dermatofitos, puesto que fito significa vegetal. Entre estos hongos están las tiñas y el pie

de atleta.


QUIMICAQUIMICA_HOME.htmlshapeimage_9_link_0
INICIOEMC_COSMOS_HOME.htmlshapeimage_22_link_0
DIVULGACION DE LA CIENCIADIVULGACION_DE_LAS_CIENCIAS.htmlshapeimage_24_link_0
RECTORIA GENERALhttp://livepage.apple.com/http://www.uam.mx/identidad/himno/index.htmlshapeimage_26_link_0
UAM IZTAPALAPAhttp://livepage.apple.com/http://www.izt.uam.mx/shapeimage_28_link_0
Presentación particular

Botánica
    Algas
    Pteridofitas
    Gimnospermas
    Angiospermas
    Micorrizas
    Hongos

Zoología
    Gusanos
    Artrópodos
    Insectos
    Peces de agua dulce
    Peces marinos
    Anfibios y reptiles
    Aves
    Mamíferos terrestres
    Mamíferos marinos

Ecología
Biología experimental
Biología molecular
Genómica
BiotecnologíaBIOLOGIA_HOME.htmlBOTANICA.htmlALGAS.htmlPTERIDOFITAS.htmlGIMNOSPERMAS.htmlANGIOSPERMAS.htmlMICORRIZAS.htmlZOOLOGIA.htmlGUSANOS.htmlARTROPODOS.htmlINSECTOS.htmlPECES_DE_AGUA_DULCE.htmlPECES_MARINOS.htmlANFIBIOS_Y_REPTILES.htmlAVES.htmlMAMIFEROS_TERRESTRES.htmlMAMIFEROS_MARINOS.htmlECOLOGIA.htmlBIOLOGIA_EXPERIMENTAL.htmlBIOLOGIA_MOLECULAR.htmlGENOMICA.htmlBIOTECNOLOGIA.htmlshapeimage_30_link_0shapeimage_30_link_1shapeimage_30_link_2shapeimage_30_link_3shapeimage_30_link_4shapeimage_30_link_5shapeimage_30_link_6shapeimage_30_link_7shapeimage_30_link_8shapeimage_30_link_9shapeimage_30_link_10shapeimage_30_link_11shapeimage_30_link_12shapeimage_30_link_13shapeimage_30_link_14shapeimage_30_link_15shapeimage_30_link_16shapeimage_30_link_17shapeimage_30_link_18shapeimage_30_link_19shapeimage_30_link_20shapeimage_30_link_21

13 de octubre de 2009

http://www.uam.mx
http://www.conacyt.mx/
http://www.icyt.df.gob.mx/
descarga 
QuickTimehttp://www.apple.com/quicktime/download/