INSECTOS_files/HONGO.swf

¿Qué es un insecto?



Los insectos son animales invertebrados que pertenecen al grupo de los artrópodos (Arthropoda, del griego: arthron, articulación y podos, pata). Los artrópodos son los organismos más numeroso y diversos del reino animal, contiene a los insectos, arácnidos, crustáceos y miriápodos; agrupa más de un millón de especies (1.049,000) que configuran el 80% de las especies animales nombradas científicamente; poseen un esqueleto externo o exoesqueleto en el que la quitina es un componente universal, patas articuladas y cuerpo formado por dos o tres regiones (tagma) organizadas por un número variable de segmentos.


Los insectos comprenden el grupo animal más diverso de la Tierra, con persistencia aumenta el número de especies, 926,000, hasta hoy descritas, que habitan en casi todos los ambientes del planeta y un reducido número adaptado a la vida en los océanos. Existen descritas alrededor de 5,500 especies de libélulas y caballitos del diablo (Odonata), 20,000 de saltamontes, langostas, grillos y chapulines (Orthoptera), 170,000 de mariposas y polillas (Lepidoptera), 120,000 de moscas, tábanos, zancudos, mosquitos y jejenes (Diptera), 90,000 de chinches, cigarras, chicharritas y pulgones (Hemiptera), 350,000 de escarabajos, mayates, jicotes, frailecillos, catarinas, cocuyos, conchuelas, picudos, pinacates, luciérnagas, descortezadores y gorgojos (Coleoptera) y 125,000 de abejas, abejorros, avispas y hormigas (Hymenoptera).


El cuerpo de los insectos está formado por tres tagmas: la cabeza constituida por seis segmentos desempeña funciones de percepción sensorial, ordenación e integración nerviosa y la toma de los alimentos; el tórax está organizado en tres segmentos propios para la locomoción; y el abdomen integrado por 11 segmentos desempeña funciones viscerales, reproductivas y sensoriales.

La cabeza es la región anterior del cuerpo, forma una cápsula esclerosada, donde se encuentran los ojos, las antenas y las piezas bucales (mandíbulas, maxilas y labio). Gran parte del espacio interno está destinado a los músculos y uno pequeño al cerebro. La cápsula cefálica posee un robusto esqueleto interno (tentorium) donde se fijan los músculos insertados en las piezas bucales. Presenta dos ojos compuestos típicos de la fase adulta con su superficie dividida en facetas (omatidios) y tres ojos simples u ocelos en larvas y adultos. Hay un par de antenas móviles y articuladas en adultos y gran parte de las larvas, cubiertas con sensilas y pelos de tipo táctil y olfativo. Las piezas bucales (aparato bucal) son tres apéndices pares móviles y articulados: mandíbula, maxila y labio; situados en la parte inferior de la cabeza, con los que trituran los alimentos sólidos y absorben líquidos. En distintos grupos de insectos, el aparato bucal está modificado de acuerdo a la clase de alimento, por ejemplo:


En el tipo masticador de coleópteros, ortópteros y larvas de lepidópteros, las mandíbulas cortan y trituran alimentos sólidos que las maxilas y el labio (donde desembocan las glándulas salivales) empujan hacia el esófago. En el tipo cortador-chupador de dípteros como el tábano, las afiladas mandíbulas y los largos estiletes maxilares cortan la piel de los mamíferos y el esponjoso labio recoge la sangre que fluye. El tipo chupador de dípteros no picadores (mosca doméstica) es adecuado para ingerir alimentos líquidos solubles en la saliva, las  mandíbulas y maxilas no son funcionales, el resto forma una proboscis (labelo) que introducen en el alimento. El tipo masticador-lamedor de abejas y avispas es apropiado para absorber líquidos, está modificado en una larga estructura acanalada con la que alcanza los nectarios de las flores, las mandíbulas masticadoras sujetan presas y materiales de construcción del nido. El tipo picador-chupador de hemípteros y pulgas es un pico con el que taladra tejidos y chupa jugos (savia o sangre), compuesto por una delicada, delgada y larga aguja hueca (mandíbulas y maxilas) envuelta por una maciza vaina (labio). El tipo sifón o espiritrompa de los lepidópteros adultos consiste en una larga proboscis, resultado de la modificación de las piezas bucales, adecuada para succionar el néctar.


El tórax es la región media del cuerpo y está constituido por el protórax, mesotórax y metatórax; es la unidad de locomoción en la que cada segmento posee dos patas y en los pterigotos, un par de alas en el mesotórax y otro en el metatórax (numerosas larvas no tienen patas y existen adultos sin patas o sin alas). El tórax está unido a la cabeza por el membranoso cuello (cerviz) que posee uno o dos escleritos donde se insertan músculos. Todo segmento torácico y abdominal está compuesto por una placa dorsal, dos placas laterales y una ventral, denominadas en forma respectiva: tergum o noto, pleuras y esternón. Las subdivisiones en estas placas y de acuerdo con su posición anatómica se denominan tergitos, pleuritos y esternitos. Entre protórax y mesotórax, al igual que entre el mesotórax y metatórax, existe un estigma respiratorio a cada lado conectado en el interior del cuerpo a una traquea del sistema respiratorio.


La característica universal de los insectos es poseer tres pares de patas en el tórax. Las patas son apéndices articulados locomotores insertados en posición ventrolateral y cada una está compuesta, de su inserción a su extremo, por la coxa, artejo basal; el trocánter, pequeño artejo a veces dividido en dos; el fémur, primer artejo largo; la tibia, segundo artejo largo; y el tarso, dividido de uno a cinco tarsómeros, el último tiene dos uñas. Estos artejos pueden ser de formas distintas y adaptadas a la carrera, al salto, la excavación y la natación.

Los insectos son los únicos invertebrados alados. Las alas, exclusivas de los pterigotos,  son estructuras complejas sólo funcionales en el adulto, en su base están articuladas a la notopleura del mesotórax y del metatórax mediante una serie de escleritos donde se insertan músculos que actúan en el vuelo. El ala es formada por dos membranas de origen epidérmico, una superior y otra inferior, que crecen y se fusionan por fuera de la pared del cuerpo. La morfología del ala varia en los distintos grupos de insectos en tamaño, forma, textura y venación. Las características morfológicas del ala fueron aprovechadas para denominar a la mayoría de los órdenes de insectos alados, así la partícula final “ptera” (del griego pterón) significa ala y está precedida de una palabra de origen griego con un significado característico para cada grupo, por ejemplo: Hymenoptera (hymenos-membrana, ala membranosa), Lepidoptera (lepidos-escama, alas con escamas), Orthoptera (orthos-recto, ala recta), Coleoptera (coleos-estuche, ala en estuche).


El abdomen es la región posterior del cuerpo especializado en las funciones viscerales de digestión, excreción, respiración, reproducción, gametogénesis y copulación; flexible en su estructura puede agrandarse con el alimento y durante la producción de huevos; sus movimientos permiten la circulación del aire en el sistema traqueal y de la hemolinfa por la cavidad del cuerpo. Los últimos segmentos, décimo y onceavo, están reducidos, el onceavo representado por un pequeño lóbulo dorsal o dos lóbulos latero ventrales y en raras ocasiones por apéndices (cercos); el telson, primitivo segmento posterior al abdomen, está reducido a una membrana circumanal.


En cada pleura de los segmentos abdominales primero a octavo se localiza en la membrana entre tergum y esternón, un estigma respiratorio. El primer segmento abdominal es a veces modificado por su articulación con el tórax. Los segmentos abdominales octavo y noveno, poseen estructuras asociadas con la abertura externa de los conductos genitales; en el macho están relacionadas con la cópula y la transferencia del esperma, y en la hembra con la oviposición.


¿Por qué existen tantas especies de insectos?

Conocemos cerca de un millón de especies descritas de insectos, un cálculo razonable predice la existencia de cinco millones de especies, predicción que revela la necesidad de incrementar la descripción de especies y fomentar la formación de entomólogos para realizar esta titánica labor en el futuro.


La pregunta se ha tratado de responder desde hace siglos, no existe una sola respuesta definitiva, aunque se ratifica en forma parcial por ciertas particularidades intrínsecas de los insectos mencionadas enseguida:


Antigüedad.- El insecto fósil más antiguo proviene del Periodo Devónico inferior con una edad geológica de 410 millones de años, aunque se especula surgieron los insectos algunos millones de años antes en el Periodo Silúrico, al iniciarse la evolución de los artrópodos terrestres. En este prolongado espacio de tiempo, los insectos tuvieron las condiciones para explotar los nuevos recursos surgidos de los variables ambientes (ecosistemas) terrestres. El registro fósil aporta datos, entre otros, sobre la radiación evolutiva (rápida diversificación de grupos y especies) de los insectos fitófagos relacionada al origen de las plantas vasculares y la radiación de insectos polinizadores a la evolución de las plantas con flores; mientras la radiación de insectos ectoparásitos, chupadores de sangre, la propició la evolución de aves y mamíferos.


Características básicas de diseño.- La evolución de los insectos originó una sucesión de innovaciones morfológicas, enumeradas enseguida, que en parte descifran su éxito ecológico y revelan su notable diversidad.


Exoesqueleto: estructura articulada que dotó al insecto de propiedades físicas y fortaleza músculo esquelética para sobrevivir en un medio ambiente terrestre y al estar asociado a un sistema de respiración traqueal redujo su deshidratación.


Vuelo: incrementó su poder de dispersión a nuevos espacios (nichos ecológicos) y la colonización de otros hábitats, amplió sus perspectivas de escape de depredadores y proporcionó reconocimiento aéreo en la búsqueda del alimento y la localización del sexo opuesto para el apareamiento. La habilidad de doblar las alas sobre el abdomen permitió al insecto proteger su insuperable mecanismo de dispersión.


Metamorfosis: habilitó al insecto en la utilización de una serie de ambientes al utilizar recursos separados en tiempo y espacio. Los tipos básicos de metamorfosis en los insectos son: directa en los Apterygota, incompleta o completa en los Pterygota. En la metamorfosis directa el adulto e inmaduro tiene exigencias ecológicas similares durante toda la vida; en la incompleta existe leve diferencia en la alimentación del adulto y la ninfa, a veces confinada al medio acuático; y en la completa existen los estados de larva, pupa (crisálida) y adulto, morfológica y fisiológicamente muy diferentes. La pupa disocia los estados activos de larva y adulto; pasa por un periodo de profundas transformaciones internas, reducida actividad metabólica y nulo poder de dispersión. La larva desempeña la alimentación y el crecimiento, mientras el adulto responde por las funciones de reproducción y dispersión.


Alta tasa de especiación y baja tasa de extinción.- En insectos, la capacidad de producir nuevas especies (especiación) parece ser más alta a la de otros animales terrestres; hoy los lepidópteros y coleópteros fitófagos comprenden 250,000 especies, la mayoría comen fanerógamas y un prudente cálculo considera un promedio de dos o tres nuevas especies cada mil años en los pasados 100 millones de años. Los insectos muestran un efecto de extinción bajo a despreciable en comparación con la desaparición o extinción de otros grupos de organismos como sucedió entre los periodos geológicos Cretácico-Terciario en que la desaparición de grupos de insectos fue reducida, a diferencia de la crisis Pérmico-Triásica, entre las eras Paleozoica y Mesozoica, cuando se extinguieron varios órdenes de insectos y grupos completos de otros organismos.


¿Qué ciencia estudia a los insectos?

La Entomología (del griego entomos insecto y logos, ciencia) es la rama de la biología que estudia el origen y la evolución de los insectos, su nutrición, morfogénesis y reproducción, investiga la descripción de sus características y su comportamiento, su relación con el medio ambiente y distribución geográfica, aspectos comprendidos por la Entomología básica. Para nuestro país, son de gran interés los capítulos circunscritos a este campo de la Entomología contenidos en la obra sobre los Artrópodos de México editada por Jorge Llorente-Bousquets y colaboradores (1996-2004).


Por otra parte, el impacto de los insectos en la economía pertenece al área de la Entomología económica, en la que se reconocen varios campos de acción dependiendo de su orientación temática. La entomología médica versa sobre el estudio de los insectos parásitos y transmisores de enfermedades al humano y los animales domésticos. La entomología agrícola estudia los insectos plaga de cultivos agrícolas y sus productos derivados (frutos, granos, fibras). La entomología forestal trata sobre los insectos plaga de los bosques, las plantaciones forestales y las maderas. Además, en estos tipos de enfoque entomológico se investiga, prueba y aplica el método de control químico y/o biológico que mejores resultados exhiba en disminuir las poblaciones de insectos plaga o parásitos y produzca el menor impacto negativo al medio ambiente y la salud humana.


La entomología aplicada abarca el estudio de los insectos objeto de aprovechamiento industrial (productores de miel, cera, propóleos, seda, colorantes y lacas), la cría masiva de insectos comestibles y útiles en el control de plagas agrícolas y forestales. Por último, la entomología cultural es la disciplina dirigida a conocer la influencia de los insectos en la literatura, el lenguaje, la música, las bellas artes, la historia interpretativa, la religión y la recreación, bien sea en forma general o dirigido a un grupo étnico. 


Desarrollo de la entomología en México

Los conocimientos de los antiguos mexicanos sobre insectos se derivan del cuidadoso análisis de algunos de sus códices (Chimalpopoca y Náhuatl), libros (Chilam Balam de Chumayel, Popo-Vuh), utensilios y monumentos. Después de la destrucción de la gran Technotitlán en 1521 (siglo XVI), Bernal Díaz del Castillo (1495-1583) escribe sus experiencias vividas en la conquista y comenta aspectos sobre los insectos que llamaron su atención. En la constituida Nueva España recopilan datos originales, aportados por los indígenas mexicanos, los frailes cronistas Toribio de Benavente “Motolinia” (1490-1568), Bernardino de Sahagún (1499?-1590) y Diego de Landa (1524-1579), comentan, entre otros aspectos, las prácticas indígenas de la explotación y el uso de insectos.


La primera expedición científica, realizada entre 1570 a 1577 a cargo de Francisco Hernández (1517-1587), describe escasos insectos difíciles de identificar y adscribirles un nombre científico actual. Consignaron la historia natural de algunos insectos y la clasificación de los insectos de México Francisco Javier Clavijero (1731-1787) y el naturalista, editor del semanario Gaceta de Literatura de México, José Antonio Alzate y Ramírez (1738-1799). La Real expedición a la Nueva España bajo la responsabilidad de Martín de Sessé (1751-1820) y José Mariano Mociño (1757-1820) produjo 19 excelentes láminas (inéditas) con 30 especies de lepidópteros mexicanos perfectamente identificables (Michán y Llorente-Bousquets, en Artrópodos de México 2002).


Los insectos a los que mayor énfasis concedieron en el periodo colonial fueron los lucrativos hemípteros Dactylopus coccus (grana o cochinilla del nopal) y Llaveia axin (axe). Basadas en técnicas indígenas ambos llegaron a ser florecientes industrias en la Nueva España y parte del México independiente, hoy limitadas a ciertas regiones y por fortuna, la grana es objeto de investigación en instituciones mexicanas, en el Colegio de Postgraduados (Colpos) la Dra. Celina Llanderal es promotora de estas pesquisas. Otro campo de investigación actual, cimentado en la tradición indígena, es el referente a la gran variedad de insectos comestibles mexicanos (ahuautle, chapulines, chicatanas, escamoles, gusanos de maguey, hormigas mieleras y jumiles) que reiniciada en el Instituto de Biología (IBUNAM) de la Universidad Nacional Autónoma de México por el biólogo Leopoldo Ancona y el Prof. Carlos C. Hoffmann (1876-1942) es el campo de investigación del grupo dirigido por la Dra. Julieta Ramos Elorduy.


En el Segundo Imperio Mexicano (1864-1867), avanzado el siglo XIX, Maximiliano de Hapsburgo (1832-1867) inaugura el Museo Nacional en 1866 y nombra director a Dominik Bilimek (1812-1884), que describe insectos anoftalmos (sin ojos) de la gruta de Cacahuamilpa. En este tema contribuyen, a partir de 1940, el Dr. Cándido Bolívar (1897-1976) y el Dr. Federico Bonet (1906-1980), describen en revistas mexicanas nuevas especies de colémbolos y coleópteros de cuevas mexicanas; ambos entomólogos españoles fueron acogidos por la Escuela Nacional de Ciencias Biológicas (ENCB) del Instituto Politécnico Nacional, institución que engrandecen al igual que otros científicos en el exilio y publican en la revista interdisciplinaria “Ciencia”, fundada y dirigida por el eminente entomólogo Ignacio Bolívar Urrutia (1850-1944), que desde su primer número, aparecido en marzo de 1940, publica diversos estudios entomológicos.


Restaurada la República, en 1868 se funda la Sociedad Mexicana de Historia Natural (SMHN) y en 1869 aparece el primer fascículo de “La Naturaleza”, revista que perdura con interrupciones 35 años y en la que el Dr. Eugenio Dugès (1833-1895) difunde sus estudios sobre coleópteros mexicanos, entre los que brinda especial atención a los ciclos de vida y la taxonomía de los coleópteros Meloidae y Buprestidae. En honor a la original contribución científica y méritos de tan insigne entomólogo, el Dr. José Luis Navarrete Heredia de la Universidad de Guadalajara (UG) le consagra la revista Dugesiana y publica en 1999 la semblanza de su vida y su obra, escrita por el Dr. Santiago Zaragoza Caballero. El Dr. Juan Mathieu, entomólogo mexicano, publica la ecología, comportamiento y anatomía del adulto de un grupo de especies de Meloidae en 1969, producto de su disertación doctoral.


El ejercicio de la taxonomía de insectos, después de Eugenio Dugès, reinicia su auge en 1929 con el Prof. Carlos C. Hoffmann del IBUNAM, publica acerca de la sistemática, biología, ecología y biogeografía de las mariposas mexicanas, experiencia fundamental en el ulterior avance del conocimiento de estos insectos en él que contribuyen su discípula la Dra. Leonila Vázquez (1914-1995), el Dr. Carlos R. Beutelspacher y el Dr. Jorge E. Llorente Bousquets, entre otros. En el IBUNAM de hoy en día, la taxonomía de Odonata, Orthoptera, Hemiptera, Psocoptera, Thysanoptera, Trichoptera, Coleoptera e Hymenoptera es objeto de estudio del maestro Enrique Gonzalez-Soriano, los doctores Harry Brailovky, Alfonso N. García-Aldrete, Roberto M. Johansen, Joaquín Bueno-Soria, Santiago Zaragoza Caballero, Felipe A. Noguera y Ricardo Ayala.


El Dr. Alfonso Dampf (1884-1949), contratado por el gobierno mexicano en 1923 y más tarde entomólogo de la ENCB, funda en 1936 los Anales de la Escuela Nacional de Ciencias Biológicas y organiza el Departamento de Entomología, donde integra la enseñanza con la investigación, que en las décadas de los años 40-70 se convierte en el polo de desarrollo taxonómico de Diptera, Coleoptera, Collembola, Hemiptera, Orthoptera, Protura, Phthiraptera y Siphonaptera, destacan los estudios de Cándido Bolívar, Federico Bonet, Dionisio Peláez (1915-1998), Alfredo Barrera (1926-1980), Gonzalo Halffter y otros, quienes en 1952 apoyan la fundación de la Sociedad Mexicana de Entomología en alianza con entomólogos de la Escuela Nacional de Agricultura y del IBUNAM, una década después ayudan a restablecer las actividades de la agrupación, organizan el Congreso Nacional de Entomología en 1962 que continua celebrándose a la fecha y crean Folia Entomológica Mexicana (Folia), el primer número aparece en 1961 y el último en 2006.


Entre las contribuciones contenidas en Folia sobresalen los trabajos de Gonzalo Halffter sobre Scarabaeinae y la distribución geográfica de insectos americanos, que hoy son básicos para la comprensión taxonómica del grupo y la biogeografía de América, sin embargo, la historia natural de los escarabajos coprófagos es su obra de mayor impacto y sin duda la publicación que marcó el punto de inflexión en el cambio de rumbo y las perspectivas de investigación mundial de estos insectos. El Instituto de Ecología (INECOL) fundado en 1974 por Halffter y tres entomólogos dedicados a los escarabajos, integra a esta fecha especialistas en Odonata, Orthoptera, Hemiptera, Coleoptera, Diptera e Hymenoptera.


El INECOL edita en 1984 la nueva serie de Acta Zoológica Mexicana, revista nacida en la ENCB, donde publican la mayoría de sus entomólogos sobre taxonomía, ecología, comportamiento, zoogeografía e historia natural de los insectos que estudian el Dr. Gonzalo Halffter, la Dra. Carmen Huerta, la Biól. Sofía Anduaga, el Dr. Miguel Ángel Morón, el M. en C. Cuauhtémoc Deloya, la M. en C. Magdalena Cruz, la Dra. Imelda Martínez, el Dr. Pedro Reyes-Castillo, la M. en C. Patricia Rojas, el M. en C. Eduardo Rivera y el Dr. Sergio Ibañez-Bernal.


El periódico científico “La Naturaleza” lo financio por años Don Jesús Sánchez (1842-1911) donde publicó algún estudio de insectos y por su libro de 1893 “Datos para la Zoología Médica Mexicana” se le reconoce precursor de la Entomología médica en México. Disciplina en que destaca el estudio de los mosquitos culícidos, anofelinos y simúlidos transmisores de oncocercosis, paludismo y dengue, parasitosis que afectan a la población mexicana. En 1928-1934 Carlos C. Hoffmann estudia los mosquitos transmisores del paludismo y en 1942 Alfonso Dampf trata el problema de la oncocercosis, al fundarse el Instituto Nacional de Enfermedades Tropicales en el inicio de 1940, el Dr. Luis Vargas, el Prof. Amado Martínez Palacios (1909-1987) y el Prof. Alfonso Díaz Nájera sobresalen por su producción taxonómica, ciclos de vida y hábitos de los mosquitos de importancia médica, tradición que continua y amplia el Dr. Sergio Ibañez- Bernal en el INECOL.


Sobre Entomología agrícola genera contribuciones el Prof. Alfonso L. Herrera (1869-1942), figura dominante de la biología en México en los últimos años del siglo XIX y primeros del XX, fundó en 1900 la Comisión de Parasitología Agrícola, entidad de vida efímera, que marca el inicio de los estudios entomológicos ligados a los cultivos agrícolas, sus estudios de los insectos y los métodos de combatirlos son consignados en su libro póstumo “Plagas de la agricultura”. En las primeras décadas del siglo pasado el Prof. Guillermo Gándara (1879-1939), se distingue por su estudio de plagas del naranjo y el picudo del aguacate, escrito en coautoría con el Ing. Julio Riquelme Inda, quien publica numerosos artículos acerca de los insectos plaga que destruyen diversos cultivos agrícolas.


En 1935 el Ing. Ignacio Hernández Olmedo establece la especialidad de Parasitología en la carrera de Ingeniero Agrónomo impartida en la Escuela Nacional de Agricultura (ENA); orientados a la prevención y control de plagas, la investigación y la enseñanza; existen distinguidos entomólogos egresados de esta especialidad, entre ellos destaca el Ing. Ricardo Coronado Padilla, fundador y promotor de la Sociedad Mexicana de Entomología, maestro de cursos de entomología en la ENA, funcionario de la Dirección General de Defensa Agrícola y autor del único libro mexicano de Entomología en coautoría del Ing. Antonio Márquez. Egresados de la ENA dedicados a la investigación en el COLPOS son: el Dr. José Luis Carrillo y el Dr. Hiram Bravo Mojica, sus publicaciones en las revistas Agrociencia y Folia tratan una variada gama de estudios ecológicos y fisiológicos sobre insectos plaga y sus parasitoides, y el Dr. Angel Lagunes Tejeda inicia un innovador campo de investigación de las plantas nativas que presenten compuestos capaces de matar insectos, para ser utilizados como insectida natural. 


Referente a la estrategia del control biológico, la relación histórica escrita por el Dr. Juan F. Barrera del Colegio de la Frontera Sur (Ecosur) señala que entre 1949 y 1950 el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos de América y la Dirección de Defensa Agrícola de la Secretaría de Agricultura y Ganadería, introducen enemigos naturales desde la India con resultados espectaculares en el control del hemíptero mosca prieta de los cítricos. El éxito obtenido fomento en México la introducción de enemigos naturales de la mosca mexicana de la fruta del género Anastrepha, la cría masiva de la avispita Trichogramma desde 1963 y recientemente el manejo mediante el control biológico de la plaga broca del café Hypothenemus hampei.


El Dr. Otto Hecht dictó la materia de Entomología Agrícola en la ENCB, publicó artículos sobre insecticidas, la orientación visual a sus sitios de reposo de la mosca doméstica y los mosquitos, un libro de plagas agrícolas mexicanas causadas por insectos y otro en 1970 sobre ecología y comportamiento de la mosca doméstica.


En el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey, el Dr. Dieter Enkerlin (1926-1995) realizó una fecunda labor en la investigación entomológica aplicada, la formación de entomólogos y la promoción de la SME; pionero en la aplicación del control biológico y el manejo integrado de plagas, uno de sus logros fue haber integrado el grupo interdisciplinario de técnicos y profesionales responsable del programa de producción masiva de insectos estériles del Programa MoscaMed, en Metapa, Chiapas. Egresados de esta institución y destacados discípulos del Dr. Dieter Enkerlin son el Dr. Martín Aluja del  INECOL y el Dr. Pablo Liedo Fernández del Ecosur, se han dedicado a estudiar las moscas mexicanas de la fruta, desde distintos enfoques básicos y aplicados.


La Entomología forestal tiene sus raíces en el estudio de la plaga de los ocotes iniciado desde 1903 por Sylvio J. Bonansea y publicado en 1921, obra que investiga el origen, importancia, prevención, combate y legislación de insectos plaga del bosque. Entre 1912 y 1918 aparecen los artículos de Gabriel Malpica sobre el pulgón del álamo, de Román Ramírez reseñando las maripositas del sauce y de Leopoldo de la Barrera tocante a un hemíptero del pino. En la revista México Forestal el Ing. Julio Riquelme Inda publica, entre 1924 y 1933, una serie de artículos que constituyen los primeros apuntes de Entomología forestal y el Dr. Alfonso Dampf, describe en 1930 dos palomillas plaga nuevas para la ciencia. El Ing. José Verduzco Gutiérrez en su análisis de 1952 cubre los aspectos de sanidad forestal referidos a insectos plaga de árboles de interés comercial.


En el progreso de la Entomología forestal, surgido a partir de 1980, contribuyen: el Dr. Jaime Flores Lara de la Universidad Autónoma de Nuevo León investigador de la fluctuación poblacional de los escarabajos descortezadores; el Dr. Gerardo Sánchez Ramos y el M. en C. Manuel Lara Villalón de la Universidad Autónoma de Tamaulipas,  con la colaboración de Pedro Reyes-Castillo del INECOL, están interesados en plagas del pino piñonero, los escarabajos polinizadores de la magnolia y la biología y ecología del díptero broca del encino; el Dr. Gerardo Zúñiga de la ENCB estudioso de los cromosomas, el origen y la distribución de los descortezadores Dendroctonus; el Dr. Jorge E. Macías Sámano del ECOSUR investigador de la ecología química de insectos plaga del bosque; y el Dr. Armando Equihua Martínez del COLPOS interesado en la taxonomía de los escarabajos descortezadores de la familia Scolytidae.


En la actualidad, el grupo más activo e interesante de entomólogos forestales está dirigido por el Dr. David Cibrián-Tovar en la Universidad Autónoma Chapingo, sin duda su obra más importante es “Insectos forestales de México”, publicado en 1995 con los entomólogos J. Tulio Méndez Montiel, Rodolfo Campos Bolaños, Jaime Flores Lara y H. O. Yates, ilustrado excelentemente por Leticia Arango Caballero; el libro incluye 384 especies de insectos que viven en árboles vivos, recién muertos o de productos forestales; para cada especie menciona nombre científico y común, las especies de árboles que ataca, la distribución en el país y descripción diagnóstica, el ciclo de vida y hábitos, daños e importancia económica. 



QUIMICAQUIMICA_HOME.htmlshapeimage_9_link_0
INICIOEMC_COSMOS_HOME.htmlshapeimage_22_link_0
DIVULGACION DE LA CIENCIADIVULGACION_DE_LAS_CIENCIAS.htmlshapeimage_24_link_0
RECTORIA GENERALhttp://livepage.apple.com/http://www.uam.mx/identidad/himno/index.htmlshapeimage_26_link_0
UAM IZTAPALAPAhttp://livepage.apple.com/http://www.izt.uam.mx/shapeimage_28_link_0
Presentación particular

Botánica
    Algas
    Pteridofitas
    Gimnospermas
    Angiospermas
    Micorrizas
    Hongos

Zoología
    Gusanos
    Artrópodos
    Insectos
    Peces de agua dulce
    Peces marinos
    Anfibios y reptiles
    Aves
    Mamíferos terrestres
    Mamíferos marinos

Ecología
Biología experimental
Biología molecular
Genómica
BiotecnologíaBIOLOGIA_HOME.htmlBOTANICA.htmlALGAS.htmlPTERIDOFITAS.htmlGIMNOSPERMAS.htmlANGIOSPERMAS.htmlMICORRIZAS.htmlHONGOS.htmlZOOLOGIA.htmlGUSANOS.htmlARTROPODOS.htmlPECES_DE_AGUA_DULCE.htmlPECES_MARINOS.htmlANFIBIOS_Y_REPTILES.htmlAVES.htmlMAMIFEROS_TERRESTRES.htmlMAMIFEROS_MARINOS.htmlECOLOGIA.htmlBIOLOGIA_EXPERIMENTAL.htmlBIOLOGIA_MOLECULAR.htmlGENOMICA.htmlBIOTECNOLOGIA.htmlshapeimage_30_link_0shapeimage_30_link_1shapeimage_30_link_2shapeimage_30_link_3shapeimage_30_link_4shapeimage_30_link_5shapeimage_30_link_6shapeimage_30_link_7shapeimage_30_link_8shapeimage_30_link_9shapeimage_30_link_10shapeimage_30_link_11shapeimage_30_link_12shapeimage_30_link_13shapeimage_30_link_14shapeimage_30_link_15shapeimage_30_link_16shapeimage_30_link_17shapeimage_30_link_18shapeimage_30_link_19shapeimage_30_link_20shapeimage_30_link_21

13 de octubre de 2009

http://www.uam.mx
http://www.conacyt.mx/
http://www.icyt.df.gob.mx/
descarga 
QuickTimehttp://www.apple.com/quicktime/download/